LAS MOIRAS, LAS HADAS Y LA DICHA

2/5/2012

Me gustan las palabras, mucho. Me gusta saber cómo llegaron a significar lo que significan. Me gustan los juegos que permiten y los dobles significados.

Por eso cuando hoy leí  sobre la palabra “dicha” lo quise compartir.

Curiosamente, para hablar de la “dicha” hay que hablar de las Moiras (o de las Parcas de los romanos o las Nornas de los nórdicos)

Aquellas tres hijas de Zeus y Temis, según algunos, o hijas de la Noche, según otros, son las responsables de regir el destino de las personas.

El destino, representado por un hilo que la primera, Cloto – la hilandera, la más joven- hila desde su rueca hasta su huso, para que más tarde la segunda, Láquesis -“la que echa a suertes”- lo mida con su vara hasta que la tercera, Átropos, -la inexorable, la más vieja- corta cuando llega al término de la vida que aquel hilo representa; ella escogía la forma en la que moría cada persona, y cuando su tiempo llegaba cortaba su hebra con sus afiladas tijeras.

A ellas no se les puede rogar ni pedir, pues viven en una caverna en el centro del cosmos y de la noche, y no escuchan las plegarias humanas. Simplemente actúan y hacen lo que deben hacer.

Pero resulta que las Moiras también están identificadas con las hadas.

 

Y quién no recuerda el poder de la palabra de aquellas hadas cuando nació la Bella Durmiente, derramando sobre ella los máximos dones que una princesa debería tener (“serás la más bella, serás la más talentosa, serás la más…”)

Así llegamos a la relación entre el verbo decir y la felicidad: nos cuenta el artículo que los romanos creían que la felicidad dependía de las palabras que los dioses (o las parcas o las hadas…) pronunciaban en el momento del nacimiento de una criatura, de modo tal que su destino quedaba trazado en… “la cosa dicha”.

(Buscando información sobre este tema, me vinieron muchas ganas de hablar de La Bella Durmiente… pero eso queda para otro día.)

Fuentes: Tejiendo el mundo 
Diccionario de mitología griega y romana, Pierre Grimal.

NOMBRARNOS EN FEMENINO III

6/3/2012

Los años pasan pero sigue siendo necesario seguir hablando una y otra vez de las mismas cosas…

Hace un par de días atrás, la RAE dio a conocer su informe “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer” de Ignacio Bosque. Un material que levantó  voces crispadas, voces razonables, voces machistas recalcitrantes, voces sensatas entre muchas otras voces.

Mi postura respecto de este tema del sexismo en el lenguaje ya lo manifesté aquí en dos oportunidades:

Nombrarnos en femenino – Nombrarnos en femenino II

de modo que no me voy a extender y dejo paso a una mujer que en pocos minutos, con inteligencia y argumentos, deja las cosas muy claras.

¿Cuál es el terrible problema de decir “personas” en lugar de “hombres” para referirse a todo el género humano? Si hay tanta resistencia, es evidente que hay algo más profundo y ancestral detrás, o por debajo, de esta fuerte reacción… Pensemos y sigamos inventando maneras de nombrarnos en femenino.

Ah! Aprovecho para saludarnos a todas por el próximo Día de las Mujeres!!

 

 

NOMBRARNOS EN FEMENINO II

24/9/2011

“El límite de mi lenguaje, es el límite de mi pensamiento, de mi mundo”  Wittgenstein.

 

Hace muchos años, escribí un post (que aún sigue recibiendo comentarios) sobre la necesidad de nombrarnos en femenino.

Ayer leí con alegría que el Instituto Cervantes hizo un movimiento importante en este sentido, dándonos en parte la razón a quienes tenemos esta mirada de las cosas: publicó una guía para repasar nuestro lenguaje con la finalidad de intentar erradicar todas las formas lingüísticas de discriminación contra las mujeres.

Sintetizo los puntos más relevantes y con los que estoy más de acuerdo:

  • En aquellas palabras en las que exista forma femenina, esa es la que se tiene que usar: será incorrecto, por lo tanto, decir “la abogado” o “la perito”.
  • Donde exista dualidad, en casos como poestisa o lideresa, por ejemplo, será correcto el uso de estos femeninos. Aunque también lo serán los genéricos masculinos, como la poeta o la líder…
  • El uso cada vez más frecuente de la @ o del símbolo # para reemplazar las vocales (como en el caso, por ejemplo de “L#s alumn#s”) será correcto en textos informales, carteles, publicidades, pero no en los textos académicos [ bueno… vamos de a poco…]
  • Y ahora el que más me gusta de todos: el supuesto genérico masculino neutro NO NOMBRA A LAS MUJERES, así que el Instituto Cervantes recomienda intentar evitarlo y buscar formas alternativas que nombren explicitamente o incluyan a las mujeres (por ejemplo decir “mi alumnado” en vez de “mis alumnos”)

Bien por el Instituto Cervantes… no es lo óptimo pero avanzamos.

Acá dejo en enlace al artículo de donde saqué la información.

 

SOFONISBA ANGUISSOLA, la única

28/7/2011

 

 

Hace días atrás leí con mucho asombro la noticia de que Sofonisba Anguissola es la única mujer con obra expuesta en el Museo del Prado!!!!

De los 1.100 cuadros que están expuestos en ese Museo, sólo hay tres pintados por una mujer y los tres son de Sofonisba. Para más datos, de los 8.000 cuadros que componen el fondo de la pinacoteca, sólo hay 45 cuadros pintados por una veinte pintoras…

Como dice el artículo (que recomiendo leer completo aquí) lo peor de todo es que a nadie parece llamarle la atención.

Laura Freixas, presidenta de la asociación Clásicas y Modernas (creada para la igualdad de género en el ámbito de la cultura), afirma que “Las mujeres en la cultura estamos doblemente invisibilizadas: somos invisibles, pero además, el hecho de que seamos invisibles resulta invisible a su vez. Está tan naturalizada la exclusión de las mujeres, que nadie parece reparar en ella, ni siquiera las interesadas”. Creo que tenemos mucho que pensar partir de esto y que la creencia de que estamos en buen camino, es s´´olo una ilusión…

Pero, ¿quién fue Sofonisba Anguissola?

… revolver el resto del artículo »

« Anteriores  


.
El contenido de este sitio est bajo licencia Creative Commons License - patrocina -
Original Template and WordPress Theme by Karen Blundell (aka arwen54) - Modificado por Marcelo Aurelio