LA LUNA PODEROSA

30/7/2006

Será porque una imagen del polo norte en estos días de tremendo calor que estamos pasando es un contrapunto refrescante.
Será porque es una imagen que muy pocas personas en este mundo tendremos jamás la posibilidad de ver personalmente.
Será porque es una muestra más de algo que digo siempre, que la luna es más poderosa que el sol (podemos verla siendo de día, y jamás podemos ver al sol siendo de noche…).
Será por todas estas cosas o alguna otra que tuve ganas de compartirla.

Parece ser que en ese lugar y en ese momento es cuando se da el punto de encuentro más cercano entre la luna y la tierra, y ahí debajo, el sol.

Simplemente, me pareció una maravilla…

Notita: me enviaron esta foto en uno de esos power points, de modo que desconozco su autor/a. Lo siento porque saben que me gusta dar los créditos que correspondan.

DIA DEL/A AMIG@

20/7/2006

Además del dulce de leche, el colectivo, la birome (o el boli), en Argentina también se inventó el DÍA DEL/A AMIG@.
Se lo debemos a Enrique Ernesto Febbraro, profesor de psicología, filosofía, historia, músico y odontólogo argentino, de Lomas de Zamora.
El 20 de julio de 1969 mientras miraba por tevé la llegada del hombre a la Luna, se prometió a sí mismo que ese sería para siempre el Día del/a Amig@.
Antes de que la Apolo 11 regresara a la Tierra, envió mil cartas a cien países y, a vuelta de correo con 700 respuestas, había quedado fundado el Día del/a Amig@.
Cuando Neil Armstrong pisó la Luna y dio “un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad”, consideró que había madurado su idea de dedicarle un día a l@s amig@s. “Escuché que el alunizaje del módulo era un gesto de amistad, desde la humanidad hacía el universo. ¡Ya está, es el día elegido!, dije. Hoy se celebra en unos cien países y esta en la agenda del corazón de los argentinos”.
Visitó organismos nacionales, gubernamentales, municipales, políticos, religiosos, personas notables y amigos para que adoptaran la idea y luego la difundieran en sus áreas de influencia.
Poco a poco fue logrando su cometido, primero fue el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires que con su decreto Nº 235/79 autorizó la celebración y le dio un marco legal. Luego se fueron sumando distintas entidades y extendiéndose por toda la Argentina y por algunos países de América Latina.
Hoy, casi cuarenta años después, se celebra en muchísimos países, aunque algunos lo hacen en octubre (no pude averiguar por qué razón).
El Dr. Enrique Ernesto Febbraro fue candidato dos veces al premio Nobel de la Paz.

A MIS AMIGAS Y AMIGOS DE ALLÁ Y DE ACÁ… FELIZ DÍA!

DEMÉTER Y PERSÉFONE

16/7/2006

La tradición cristiana ha idolatrado la relación madre-hijo como una relación basada en el amor, la relación María-Jesús sería paradigmática en ese sentido. Pero también Edipo o la madre de los tangos o…
Pero si nos detenemos un momento, ¿cuántas imágenes o historias conocemos que resalten una relación semejante entre madre e hija?

La historia que nos ofrece la mitología griega, tal vez sea la única que subvierte el orden claramente patriarcal en el que se basa esta mitología y nos cuenta otro modo de relación y de lucha.

Deméter es hija de Cronos y Rea, hermana de Zeus, cuida los trigales, facilita su germinación y asegura la madurez de los frutos. Personifica, pues, la fertilidad y riqueza de la tierra, y se la considera inventora de la agricultura cerealista (la palabra “cereal” deriva de Ceres, otro nombre con el que se conoce a Deméter). Así, en todos los países de la Grecia antigua, cuya economía se basaba fundamentalmente en el cultivo de cereales, se le rendía culto y se contaban leyendas sobre esta diosa. Pertenece a la tercera generación divina y se presenta como la nueva madre Tierra, pero mucho más próxima y humana.

Deméter es la madre nutricia, no olvidemos que “meter” significa “madre”. Deméter es diosa, pero ante todo es madre. Al concebir a Core, que simboliza el grano, asume el doble papel de madre que da a luz a una criatura y tierra que alimenta la semilla.
En su juventud Démeter tuvo a Core, luego llamada Perséfone, y a Yaco con su hermano Zeus. Su mito está íntimamente ligado al de su hija y ambas constituyen una pareja denominada “las diosas”.

La leyenda comienza con Perséfone recogiendo flores en una pradera de Eleusis (actualmente Elefsina); aunque según otras fuentes puede haber sido en la llanura de Misa. De repente, cuando cortaba un narciso, la tierra se abre a sus pies y surge Hades, su tío, el dios del inframundo, el dios de las tinieblas y de los muertos. Cuando Hades pidió su anuencia a Zeus para llevarse consigo a Core, el padre de los dioses se muestra cobardemente ambiguo, teme enfrentarse a la madre de la joven, Deméter, pero tampoco quiere disgustar al dios del abismo. De modo que Hades decidió por sí mismo y raptó a la muchacha.


Foto: Escultura de Hades y Perséfone de Bernini

Perséfone grita pidiendo auxilio a su madre… Deméter la oye y corre en su ayuda, pero, al no encontrarla, comienza un largo peregrinaje en seguimiento de su hija. Durante nueve días y nueve noches recorre Deméter el mundo, sin comer, sin beber, errante con una antorcha en cada mano, buscándola desesperada.
Hay varias versiones de cómo Deméter supo qué había pasado con su hija. Sea como sea, cuando sabe la verdad, la cólera de Deméter es tal, que abandona el Olimpo y se niega cumplir sus funciones que eran hacer crecer el trigo, y llenar el mundo de vida. El hambre y la muerte asoló la tierra, y Deméter se enfrentó a Zeus advirtiéndole que aparecía su hija o ni un grano de trigo germinaría.

Como la diosa se niega a hacer fructificar los campos, Zeus intenta convencerla por varios medios de que regrese y fertilice la tierra. Ante el nulo resultado de sus intentos, Zeus cede y envía a Hermes a hablar con Hades con la orden de que devuelva a Perséfone.
Hades aparentemente accede pero engañosamente hace probar a la muchacha la comida de los muertos, un grano de granada lo que le imposibilita regresar al Olimpo definitivamente.
Se acordó entonces una solución de compromiso. Para contentar a Deméter, Zeus, que se sentía responsable de la suerte de su hija, dictaminó que a partir de aquel momento, la muchacha pasase tres meses junto a su esposo en el Tártaro y el resto de los meses del año con su madre entre los vivos. Cuando Perséfone permanece junto a su esposo, es la estación invernal y el suelo queda estéril; cuando la joven sube al Olimpo, los tallos verdes la acompañan y comienza la primavera.

Con el transcurso de los siglos, las atribuciones de Deméter se fueron multiplicando. Sus atributos son la espiga, el narciso y la adormidera. Se la representa coronada con espigas, sentada y llevando en la mano una antorcha o una serpiente.
Ambas diosas fueron honradas como las principales divinidades de la abundancia y de la fertilidad, y por los agricultores que celebraban, en la época de la cosecha, fiestas como las Tesmoforias y las Eleusinias.


Foto: Templo a Deméter y Perséfone en Eleusis

Mi fuente, aquí

BILLIE HOLIDAY

10/7/2006

Foto: William Gottlieb
Foto: William Gottlieb

“Fue un milagro que mamá, Sadie Fagan, no fuera a parar al correccional y yo al reformatorio. Pero ella me quiso desde el mismo instante en que notó en su vientre un suave puntapié mientras fregaba suelos. Se presentó en el hospital e hizo un trato con la directora: para pagar su estancia y la mía se ofreció a fregar los suelos y atender a las demás mujeres que esperaban tener a sus hijos. Trato hecho: mamá tenía 13 años ese miércoles 7 de abril de 1915 cuando yo nací en Baltimore”, cuenta Billie Holiday en “Lady Sings The Blues”, la autobiografía que escribió cuatro años antes de morir.

Nació como Eleanora Fagan Gough. No está claro quien fue su padre, aunque Billie siempre aseguró que era Clarence Holiday, guitarrista de Fletcher Henderson. No fue un padre responsable y su relación fue mínima. Al final, una de las pocas cosas que obtuvo de Clarence fue su apellido. Luego, tomó el nombre de pila de la estrella de cine Billie Dove y así fue que terminó llamándose Billie Holiday, aunque también se le conoció como “Lady Day”, pseudónimo que le dio su amigo, Lester Young.
Fue criada en Baltimore, en la ciudad natal de su adolescente madre, quien trabajaba como sirvienta doméstica y a veces ejercía la prostitución. Billie muchas veces se quedaba sola por largos periodos o junto a parientes que no la solían tratar muy bien.


Foto: Estatua de Billie en Baltimore

De esta forma, su infancia se caracterizó por la pobreza, el maltrato, la soledad y sobretodo por la falta de amor y afecto, carencia que le provocó una inestabilidad emocional que mantuvo durante toda su vida.
En 1926, cuando Sadie regresó a casa, descubrió que su vecino, Wilbert Rich, había violado a su hija, quien en ese momento tenía sólo 11 años de edad. El abusador fue denunciado a la justicia y puesto en prisión, mientras que Billie tuvo que ir un internado católico. Luego de dejar el hogar católico y el colegio, en 1928 se fue a vivir con su madre a Nueva York, a un burdel en Harlem. Fue ahí donde Billie escuchó por primera vez la musica de Louis Armstrong y Bessie Smith, en una antigua vitrola que había en la casa, mientras limpiaba y hacía las camas del prostíbulo. En esa misma época empezó a ejercer la prostitución junto a su madre. Por ese motivo, ambas fueron arrestadas por la policía en mayo de 1929.
Cantaba por algunas monedas en los bares de Harlem. Hasta que llegó a donde la misma Billie llamó el punto de inicio de su carrera, “Pod´s and Jerry´s”. Cuenta Billie que estaban a punto de echarla de las orejas, cuando el pianista se apiadó y empezó a tocar para ella: se acallaron todas las voces en el bar y al finalizar todos aullaban y levantaban los vasos de cerveza. Arregló para cantar por 18 dólares semanales. Para conseguir más dinero con las propinas, alargaba los temas improvisando mientras paseaba entre las mesas. Tenía 16 años, fumaba marihuana y bebía con regularidad. Fue en ese momento que decidió cambiar su nombre de Eleonora por Billie. A pesar de no tener estudios técnicos, poseía una incomparable dicción, fraseo e intensidad dramática. Tenía, además, una elegancia que llamaba la atención. Posteriormente, empezó a usar gardenias blancas en el pelo, su marca personal que surgió por casualidad cuando se quemó el cabello y usó el adorno floral para tapar el sector estropeado.
Fue en “Pod´s and Jerry´s” donde la descubrió John Hammond, un productor de discos. Fue el puntapié inicial de un sinfín de escenarios, grabaciones y giras durante más de veinte años. Grabaciones por las que prácticamente no cobraría derechos y giras donde experimentaría la exclusión social.

En esa época participó en las jam sessions, En cada una de estas sesiones participaban destacados músicos, que eran elegidos según la orquesta que en ese momento estuviese en la ciudad. Fue precisamente en una de esas fechas a cargo de Teddy Wilson, particularmente el 25 de enero de 1937, que intervinieron cinco miembros de la banda de Count Basie. Esa vez Billie Holiday conoció al saxo tenor Lester Young, quien se convirtió en el amigo más cercano que tuvo en su vida.
A principios de 1935, hizo su debut en el Teatro Apollo y apareció junto a Duke Ellington en una corta película titulada “Symphony In Black”.


Fotos: fotogramas de la película

Entre los años 1935-44, Billie Holiday grabó cerca de 200 canciones, muchas de los cuales son actualmente consideradas verdaderas piezas magistrales del jazz, especialmente aquellas en las que canta junto a Lester Young.
En 1937, Billie Holiday ya era muy conocida y fue contratada para cantar junto a la banda de Count Basie como atracción especial.
Billie se transformó en una estrella de los escenarios de los clubes de Nueva York a principios de los 40. Cantó con los mejores músicos de jazz de la época, en las mejoras bandas, se intentó mostrar rivalidad con Ella Fitzgerald, pero muchos dicen que eso no era cierto. Aunque es verdad que si bien Ella Fitzgerald era más popular con la gente, la mayoría de los músicos querían grabar con Billie.


Foto: Billie con Ella.

Sin embargo, la historia de su vida va cuesta abajo a partir de 1950. Cuenta que a partir de 1950 su voz comenzó a decaer rápidamente, a pesar de que sus grabaciones con Norman Granz la ubicaron entre las estrellas de jazz. Sus infelices relaciones sentimentales, especialmente la que tuvo de por vida con Lester Young “Prez”, la distraían, al tiempo que el alcohol y las drogas iban haciendo estragos.
En 1954 viajó a Europa y se dio cuenta de que no sólo era conocida en los Estados Unidos, sino que en casi todo el mundo. En esa época tenía una nueva pareja, Louis McKay, quien le consiguió muchos conciertos y la mantuvo alejada durante algún tiempo de las drogas, aunque especulaba con su dinero y se quedaba con todas las ganancias de Billie. Se casaron en 1957, el mismo año en de su última gran presentación en el especial “The sound of jazz” de CBS, junto a Lester Young y Coleman Hawkins. Y el mismo año también en el que cantó “Fine and Mellow” con un emotivo coro por televisión.
.El matrimonio con Louis duró poco tiempo, porque se pelearon después de que McKay descubriera que Billie seguía consumiendo estupefacientes a escondidas suyas.
El albúm de 1958, “Lady in Satin”, encontró a la artista de 43 años de edad haciendo grandes esfuerzos para cantar como en los mejores tiempos.
Tuvo dos maridos, y una infinidad de amantes. Algunos de sus concubinos fueron sus agentes, y muchos de sus amantes, sus proveedores de drogas. Todos vivieron de su dinero.
En sus últimos dos años de vida, vivió sola acompañada de su perro en un pequeño departamento de Nueva York, hostigada por las autoridades a raíz de su abuso de drogas y alcohol. La muerte de su querido amigo Lester Young, el 15 de marzo de 1959, le causó un profundo impacto y en su funeral, dijo: “yo seré la próxima”.
El 30 mayo colapsó y tuvo que ir de urgencia al hospital, sin embargo, no fue admitida por su problema de drogadicción. Fue derivada a otro centro médico que sí aceptaba pacientes adictos, pero el 11 de junio una enfermera encontró polvo blanco a un costado de su cama y llamó a la policía. Fue arrestada en el mismo hospital y continuaba en calidad de detenida cuando murió el 17 de julio de ese mismo año.

En 1972, Diana Ross protagonizó la película dirigida por Sidney J. Furie “Lady Sings the Blues“, con la vida de Billie como argumento. Sin embargo no cosechó muy buenas críticas, parece ser que está más cerca de la telenovela, que de una biografía respetuosa… pero yo no la ví.

Ya sé, acá tendría que ponerles esos podcasts para escucharla… pero todavía no manejo esa tecnología, aunque estoy en ello… por ahora, escuchen un CD si lo tienen por ahí…

Este fue mi homenaje a esta cantante increíble, a esta mujer que exorcizó su vida trágica con su voz…


Dibujo: de la serie “Re-tratos” de Douglas Wright

Fuente: Página de Billie Holiday

« Anteriores  


.
El contenido de este sitio est bajo licencia Creative Commons License - patrocina -
Original Template and WordPress Theme by Karen Blundell (aka arwen54) - Modificado por Marcelo Aurelio