NOMBRARNOS EN FEMENINO II

24/9/2011

“El límite de mi lenguaje, es el límite de mi pensamiento, de mi mundo”  Wittgenstein.

 

Hace muchos años, escribí un post (que aún sigue recibiendo comentarios) sobre la necesidad de nombrarnos en femenino.

Ayer leí con alegría que el Instituto Cervantes hizo un movimiento importante en este sentido, dándonos en parte la razón a quienes tenemos esta mirada de las cosas: publicó una guía para repasar nuestro lenguaje con la finalidad de intentar erradicar todas las formas lingüísticas de discriminación contra las mujeres.

Sintetizo los puntos más relevantes y con los que estoy más de acuerdo:

  • En aquellas palabras en las que exista forma femenina, esa es la que se tiene que usar: será incorrecto, por lo tanto, decir “la abogado” o “la perito”.
  • Donde exista dualidad, en casos como poestisa o lideresa, por ejemplo, será correcto el uso de estos femeninos. Aunque también lo serán los genéricos masculinos, como la poeta o la líder…
  • El uso cada vez más frecuente de la @ o del símbolo # para reemplazar las vocales (como en el caso, por ejemplo de “L#s alumn#s”) será correcto en textos informales, carteles, publicidades, pero no en los textos académicos [ bueno… vamos de a poco…]
  • Y ahora el que más me gusta de todos: el supuesto genérico masculino neutro NO NOMBRA A LAS MUJERES, así que el Instituto Cervantes recomienda intentar evitarlo y buscar formas alternativas que nombren explicitamente o incluyan a las mujeres (por ejemplo decir “mi alumnado” en vez de “mis alumnos”)

Bien por el Instituto Cervantes… no es lo óptimo pero avanzamos.

Acá dejo en enlace al artículo de donde saqué la información.

 

 


.
El contenido de este sitio est bajo licencia Creative Commons License - patrocina -
Original Template and WordPress Theme by Karen Blundell (aka arwen54) - Modificado por Marcelo Aurelio